Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Corten! Las protestas espantan los rodajes

Las productoras detectan una caída de anuncios publicitarios en Barcelona debido al contexto político

Un rodaje publicitario en el Fórum de Barcelona.
Un rodaje publicitario en el Fórum de Barcelona.

El teléfono de Manel Manteca, localizador de rodajes publicitarios, apenas suena desde el mes de octubre. Una parte de las grandes marcas, que ven en Barcelona uno de sus platós predilectos para promocionarse están dejando de venir. Lo están empezando a detectar los localizadores como Manteca, que se encargan de encontrar los rincones más idóneos para grabar los anuncios y, al menos, media docena de productoras que alertan del desvío de filmaciones a otras ciudades. Un fenómeno que, entre otros factores, achacan al conflicto político catalán que en los últimos dos meses ha desencadenado en decenas de manifestaciones, un paro y una huelga general en Cataluña.

Thomas Soulie, director de la productora Twenty four Seven, que rueda unos nueve anuncios de media al mes, describe así la situación actual: “Ocurre como en la bolsa, cuando hay miedo nadie invierte”. A Soulie le cancelaron en octubre nueve rodajes en la capital catalana que, en su caso, dice, se grabaron en Madrid y Portugal. “Los clientes creen que Barcelona no es un lugar seguro”, explica este productor. “Cada vez cuesta más presentar Barcelona como lugar de rodaje".

Desde el pasado 20 de septiembre, cuando la Guardia Civil detuvo a 14 altos cargos de la Generalitat por organizar el referéndum ilegal del 1 de octubre, Barcelona ha vivido numerosas manifestaciones. “No he visto una recesión como esta en 25 años”, dice la localizadora Laura Barrer. Para Manteca, que en octubre facturó un 60% menos que en 2016, este descenso responde a la situación política.

Productores y localizadores explican que los clientes, “asustados” por las imágenes que ven en televisión de protestas y cortes en las calles, evitan rodar en Barcelona. Esther Padial, de Fineese Films, ha perdido tres rodajes. Unos trabajos que, dice, pueden costar 40.000 euros al día en el caso de grandes firmas. Las marcas que evitan rodar en Barcelona suelen ser grandes firmas internacionales de sectores tan variados como los del automóvil, belleza o comida.

Los datos no revelan, de momento, una caída de grabaciones en publicidad. Según la oficina de la Guardia Urbana encargada de gestionar los permisos para rodajes, en octubre hubo 92 rodajes de anuncios, diez más que en octubre de 2016, mientras que en septiembre se produjeron 32 rodajes, cifra que sí descendió respecto al año pasado, en que hubo 77.

El localizador de cine y publicidad Jaume Jordana cree que aún es temprano para notar un descenso de rodajes, que, sin embargo, “no dudo que llegará”. Este profesional afirma que “hay más miedo que realidad”. Jordana explica que a la inestabilidad política hay que sumarle el factor económico. “Ya no es rentable rodar en Barcelona”, dice Jordana, que coincide con otros localizadores.

Cataluña Film Commission, encargada de promocionar los rodajes, no percibe ninguna “anormalidad” y explica que hasta enero de 2018 no dispondrá de datos más precisos. Desde las empresas de catering especializadas en este tipo de trabajos como Blackbee o Opencatering aseguran que la facturación de octubre ha caído un 50%. Juliana Mejías de La Cocina Pampita se ha visto obligada a pedir un préstamo para poder pagar a sus ocho trabajadores.

Al menos cuatro productoras consultadas por EL PAÍS explican que muchos de los proyectos que son cancelados en Barcelona se desvían a Madrid. Es el caso de Mina Arias de Solanes que perdió cuatro rodajes. Desde el Ayuntamiento madrieño aseguran que en octubre se grabaron 1.435 anucios, respecto a los 808 del octubre de 2016. Desde la oficina que gestiona las autorizaciones matizan que este aumento puede deberse también a otros factores como el buen tiempo.
Samuel Castro, coordinador de la Film Madrid, la oficina de la Comunidad que promociona los rodajes, explica que últimamente “nota más interés por conocer cómo funcionan los permisos de rodaje por parte de productoras catalanas”.

Rodajes de ficción

La Asociación de Modelos y Agencias de España (AMAE) no percibe una caída de rodajes, aunque sí asegura que “es posible que algunos se hayan derivado a otras ciudades”. Es el caso de la segunda temporada de la serie de televisión inglesa Snatch, que se inspira en la célebre película de Guy Ritchie. El localizador Luis Botella asegura que en un principio se iba a rodar íntegramente en Cataluña, pero que al final se hará en Málaga.

La productora Fresco Film, encargada de montajes como Juego de Tronos, confirma la cancelación de un rodaje de cinco días de un largometraje previsto para el 6 de octubre en Barcelona y una serie completa americana para 2018 “debido a la situación de inestabilidad política en Cataluña”.

Más información