Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil implica a Marta Rovira en la organización del referéndum

Documentos, testigos y llamadas telefónicas sitúan a la número dos de ERC en el epicentro del 'procés'

Marta Rovira, actual secretaria general de Esquerra Republicana de Catalunya.

Oriol Junqueras la señaló como candidata a presidir la Generalitat: "Ya va siendo hora en este país de que una mujer esté al frente", dijo el exvicepresidente catalán sobre Marta Rovira, secretaria general de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC). Pese a que él es el cabeza de lista para las elecciones del 21-D, su situación personal puede llevarle a ceder el testigo a su número dos. Entre otras virtudes, Rovira tiene la ventaja de estar fuera del radar judicial. O la tenía. En sus últimos informes, la Guardia Civil la sitúa en el epicentro del proceso independentista y le otorga, también, un papel clave en la organización del referéndum del 1 de octubre.

Tanto Rovira como la líder del PDeCAT, Marta Pascal, habían quedado expresamente al margen de las decisiones ejecutivas relacionadas con el 1-O.La investigación de la Guardia Civil sobre los preparativos del referéndum, sin embargo, demuestra que tuvo un papel decisivo. Rovira formó parte del llamado "comité estratégico" para abordar la independencia, según consta en los documentos incautados por orden de un juez de Barcelona. También participó en reuniones y coordinó contactos sobre los preparativos del referéndum ilegal, revelan igualmente las conversaciones telefónicas intervenidas y las declaraciones de testigos.

La Guardia Civil ha remitido al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena un informe en el que analiza el papel de Rovira en el proceso independentista. El magistrado valora ahora el contenido de ese informe y sopesa citar a Rovira como investigada, según ha avanzado la Cadena Ser. Al asumir la causa contra los exmiembros del Gobierno catalán, Llarena ya abrió la puerta a la imputación de nuevos responsables del Ejecutivo o de los partidos independentistas que ayudaron a llevar a cabo el referéndum.

Los tres indicios

El documento EnfoCATs, incautado por los agentes, da a entender que Rovira estuvo en el núcleo duro de decisiones sobre el proceso. Bajo el título "Reenfocando el proceso independentista para un resultado exitoso. Propuesta estratégica", el proyecto apostaba por la creación de un Estado propio por la vía del diálogo y, en el caso de que no fuera posible, por la vía de la "desconexión" con el Estado. Ese proyecto, en cualquier caso, fijaba dos comités: uno ejecutivo y otro estratégico. El comité "estratégico" estaba formado por el entonces presidente, Carles Puigdemont, el exvicepresidente, Oriol Junqueras, los líderes de ANC y Òmnium y los portavoces de los grupos parlamentarios. Rovira ejercía no solo como secretaria general de ERC, sino también como portavoz parlamentaria de Junts pel Sí.

Dos testigos, el empresario Vicent Nos y el empleado Quim Franquesa, también han arrojado luz sobre el papel de Rovira. Ambos fueron contactados por la Generalitat para idear un sistema informático que permitiera votar con garantías el 1 de octubre. En su declaración ante la Guardia Civil, explicaron que participaron en una reunión, el 16 de agosto, en el Palacio de Pedralbes. Franquesa, en particular, detalló que a esa reunión asistieron Puigdemont, Junqueras y Marta Rovira, además de otras 15 personas que no pudo identificar. Según su relato, la secretaria general de ERC le preguntó si los catalanes en el exterior podrían votar.

Las conversaciones telefónicas, finalmente, muestran también la implicación de Rovira en el desarrollo del referéndum. El secretario de Hacienda, Lluís Salvadó, tenía el teléfono pinchado, igual que otros altos cargos del Gobierno. La Guardia Civil ha reflejado una llamada de Rovira a Salvadó, en la que la número dos de ERC le conmina a acudir a un breve encuentro con ella. "Solo te quería explicar una conversación que he tenido con Cuixart", le dice Rovira en alusión al presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, encarcelado por sedición.