Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición pide retirar las competencias de Rommy Arce en los distritos

La concejal de Arganzuela y Usera acusa a los socialistas de "sumarse a la estrategia de la derecha" contra Ahora Madrid

La concejal Rommy Arce con el edil Pablo Carmona, ambos de Ahora Madrid, el 28 de noviembre de 2017.
La concejal Rommy Arce con el edil Pablo Carmona, ambos de Ahora Madrid, el 28 de noviembre de 2017.

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó este miércoles despojar de competencias a la edil de Ahora Madrid Rommy Arce, presidencia de los distritos de Arganzuela y Usera. Según el PSOE, que presentó la petición, Arce está desatendiendo a los vecinos y actúa de manera "autoritaria". La concejal defendió su labor y acusó a los socialistas de sumarse a lo que ella considera una estrategia de la derecha para atacar al gobierno de Manuela Carmena. El PP y Ciudadanos se sumaron a la petición de cese, mientras que Ahora Madrid votó en contra.

Después las reprobaciones de Celia Mayer, Carlos Sánchez Mato y Mauricio Valiente, este miércoles fue el turno de Rommy Arce. La concejal-presidenta de los distritos de Usera y Arganzuela lleva meses siendo criticada por todos los grupos políticos. En septiembre ya rozó la reprobación en las juntas de distrito después de un duro enfrentamiento con el PSOE. Pero este miércoles los socialistas decidieron no perdonar lo que consideran una conducta inadecuada para una concejal municipal.

Durante su intervención, Ignacio Benito, autor de la proposición, acusó a la edil Arce de "vivir en un mundo paralelo" y de "negarse reiteradamente a trabajar por los ciudadanos". "Es inaceptable que Usera, después de los gobiernos del PP, esté peor de lo que estaba", criticó Benito.

Arce se defendió mencionando los proyectos de mejoras que se están llevando a cabo en los distritos, pero además hizo una crítica política a la propuesta del PSOE. Acusó a los socialistas de actuar con "deslealtad" y de emplear "el juego sucio". Habló de "política del barro" y exigió a los socialistas que revirtieran su decisión: "El gobierno está siendo atacado por Montoro y ustedes se están sumando a la estrategia del PP".

Arce ha protagonizado en estos dos años algunos de los momentos más polémicos del mandato. Apoyó actos a favor del referéndum ilegal en Cataluña, calificó de presos políticos a los encarcelados por sedición y por rebelión y respaldó a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cuando echó del ejecutivo municipal de esa ciudad a los concejales del PSC.

En la misma mañana de este miércoles, Ganemos, la formación en la que milita Arce, y que con Podemos, Equo e IU forma la coalición de Ahora Madrid, dijo que el PSOE "hace la pinza" con la derecha. "Sabíamos que Ciudadanos era la muleta del PP, pero ahora el PSOE también hace pinza con la derecha y se suma a esta campaña de cortinas de humo que, en manifiesto oportunismo político, intenta disfrazar de mala gestión", señaló el grupo.

El PP y Ciudadanos se sumaron a la petición socialista, pero criticaron lo que consideran una acción marcada por el interés electoral. "¿Qué harán los socialistas si Carmena no retira las competencias a Arce?", preguntó Bosco Labrado, de Ciudadanos, a la vez que Fernando Martínez Vidal (PP) ofrecía votar una reprobación a Carmena en un mes si no acata la decisión del pleno.

Los socialistas rechazaron la propuesta, aunque se mostraron decididos a seguir con su protesta. El martes, la portavoz del PSOE, Purificación Causapié, dijo que en el caso de que Carmena haga oídos sordos a su petición, el PSOE actuará con "contundencia". Los votos del PSOE son clave para la aprobación de las cuentas municipales.

Ahora Madrid se rompe en urbanismo

Seis de los 19 ediles de Ahora Madrid, la coalición que aupó a Manuela Carmena a la alcaldía en 2015, votaron este miércoles en contra de su propio grupo en el debate sobre el convenio de gestión entre los cooperativistas de Raimundo Fernández Villaverde (Taller de Precisión de Artillería) y el Consistorio. Por ese acuerdo, sigue adelante el proyecto de construir viviendas en los antiguos talleres de artillería, ya derribados. También el PSOE votó en contra. No es la primera vez que un núcleo de ediles díscolos (Rommy Arce, Pablo Carmona, Montserrat Galcerán, Mauricio Valiente, Carlos Sánchez Mato y Yolanda Rodríguez) se enfrenta a las decisiones de política urbanística que elabora el concejal José Manuel Calvo (Podemos).

En abril, cuatro concejales de Ahora Madrid abandonaron el pleno en la votación para convertir una de las viejas sedes del Patio Maravillas, en la calle del Divino Pastor, 9, en apartamentos turísticos. Mientras, en las últimas semanas un sector del gobierno está manifestando su crítica sobre el plan previsto de desarrollo de la Castellana. La propia alcaldesa dijo en un encuentro reciente en el Colegio de Arquitectos de Madrid que la política urbanística del Ayuntamiento debe satisfacer a la mayoría de los madrileños, y no solo a las minorías.