Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compras ‘divinas’ para superar el bache

La Barcelona Shopping Night conmemora el 50º aniversario de la ‘gauche divine’

Shopping night en el paseo de Gràcia.
Shopping night en el paseo de Gràcia.

El recuerdo de la gauche divine, el movimiento que combinó ideología de izquierdas con glamour, arte y fiestas para enfrentar los últimos años del franquismo, ha revivido este jueves en el Paseo de Gràcia de Barcelona. La gauche divine surgió en 1967 en la capital catalana con la apertura de la discoteca Bocaccio, y supuso una bocanada de aire fresco en una época gris. Salvando las distancias, los comerciantes del centro de la ciudad han querido aprovechar la frescura de ese movimiento para atraer a turistas y consumidores a una zona que, en los últimos meses, ha pasado por dificultades.

El centro de Barcelona sufre desde agosto una interrupción de su habitual bullicio de compras y consumo. El comercio ha perdido fuelle a causa, en primer lugar, del atentado en la Rambla del pasado 17 de agosto, y después, de las constantes movilizaciones que han ocupado las calles céntricas a raíz de la celebración del referéndum independentista del 1 de octubre. En ese mes, el comercio minorista de Cataluña cayó un 3,9%. Según la fundación Barcelona Oberta, en los días de más agitación la pérdida llegó a ser del 30% en algunos locales del centro.

“Es una oportunidad para reflotar la situación”, ha afirmado el encargado de una gran tienda ubicada en el Paseo de Gracia. Establecimientos como Mango, Calzedonia, Furest o Farga han abierto de noche y han ofrecido descuentos y obsequios. La fiesta ha empezado a las ocho de la tarde, y se ha alargado hasta la una de la madrugada. Desde el primer momento ha sorprendido la inusual imagen de las tiendas llenas de gente con un botellín de cerveza en la mano o una copa de cava, revolviendo entre las piezas de ropa, entre ansiosos y divertidos por el hecho de comprar de noche. “Venga, vamos a hacer cola”, ha sido la frase más escuchada entre los asistentes, que el año pasado llegaron a los 90.000.

Y entre tanta compra, se abre el apetito. La Barcelona Shopping Night había pensado en ello, con la instalación de un espacio de los llamados food trucks, puestos de comida móviles, en el primer trecho de la calle, al lado de la plaza de Cataluña. El encuentro ha reunido artistas y famosos como Teresa Gimpere, quien fue musa para la intelectualidad de los años sesenta, y referentes para el mundo de la moda como The Tripletz o Jessica Goicoechea.