Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Huesca avala el retorno del Tesoro de Sijena

La sentencia confirma la del juzgado que ordenó en 2015 que los 97 objetos depositados en Cataluña regresaran a Aragón. Se puede recurrir hasta el 4 de enero

Dos de las cajas mortuorias de Sijena que se exhiben en el Museo de Lleida y que Aragón reclama.
Dos de las cajas mortuorias de Sijena que se exhiben en el Museo de Lleida y que Aragón reclama.

La Audiencia Provincial de Huesca confirmó este jueves, después de casi tres años de espera, la sentencia en primera instancia que ordenaba en 2015 a la Generalitat de Cataluña devolver las 97 obras procedentes del monasterio oscense de Sijena. Los magistrados consideran que estas piezas históricas “forman parte de un todo indivisible” y que “la adecuada protección del patrimonio cultural no es compatible con la desintegración de un conjunto monumental”. En la actualidad, en Cataluña solo quedan ya 44 piezas de ese conjunto, las conservadas en el Museo de Lleida; el resto estaban en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y ya fueron devueltas.

El tribunal oscense rechaza, pues, el recurso que presentaron la Generalitat y el MNAC contra la sentencia que acordaba restituir todas las piezas a Aragón. Este tribunal centra sus argumentos en la nulidad de los contratos de venta de los bienes y en la consideración que las piezas son “parte inseparable del conjunto”. Las monjas del monasterio se fueron a Barcelona y llevaron con ellas las obras de arte, que después vendieron a la Generalitat.

Según la sentencia, las piezas tienen la consideración de bienes de interés cultural (BIC) no por su incorporación al Museo Nacional de Arte de Cataluña o al de Lleida, sino porque en 1923 el monasterio de Sijena fue declarado monumento nacional. Por tanto, infiere que esta protección también afectaba a los bienes muebles de su interior. La Generalitat discrepa en este aspecto, porque la declaración de BIC no estuvo acompañada de un listado de los mismos, como prescribe la ley. Sin embargo, el texto dado a conocer el jueves destaca el carácter “indivisible” del edificio y sus objetos. Es una “grandísima noticia” aseguró Mayte Pérez, consejera de Cultura de Aragón, tras conocer la sentencia. Para ella “cierra el ciclo definitivamente”, porque “ratifica que la propiedad de las piezas es de Aragón y de esta forma ya no hay nada a lo que puedan acogerse las instituciones catalanas para negarse a la devolución que le ordenan sucesivas sentencias”. Opina que el regreso de los bienes “será inmediato”: el próximo día 11, tal y como ha pedido el juez, aseguró.

Ante la sentencia cabe interponer recurso de casación y de infracción procesal “en un plazo de veinte días”. En concreto, hasta el próximo 4 de enero. Desde la Generalitat no saben todavía a quien le corresponderá hacerlo, si a ellos o al propio ministerio de Educación, Cultura y Deportes que ejerce las funciones de la consejería desde la entrada en vigor del 155. Si lo harán desde el MNAC, tal y como han manifestado fuentes del primer museo catalán: “Lo haremos sin ninguna duda. Lo lógico es recurrir", pese a que en el patronato del centro también está el Ministerio de Cultura. Fuentes cercanas a la Generalitat explican que "sería gravísimo que el Ministerio decidiera no recurrir porque iría en contra de la capacidad que tienes de defender tus intereses hasta la última instancia. Además, en la primera sentencia no se hablaba de la recuperación del dinero que se pagó por las obras. Habrá que recurrir como mínimo para que se devuelva el dinero”. De todas forma, la consejera Pérez cree que los posibles recursos no prosperarán porque "el valor de los bienes no supera los 600.000 euros algo que hará difícil que sea aceptada, ya que solo aceptan el 5% de los casos por debajo de ese valor”.

Dos días después de que en aplicación de 155 el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez Vigo explicara que iba a cumplir el requerimiento judicial del juez que le pedía cumplir la ejecución de la sentencia de 2015 que obligar a entregar las 44 piezas que todavía no se habían trasladado a Sijena, la Audiencia Provincial de Huesca ha respaldado la decisión del juez en el sentido de que todas las 97 obras han de retornar a Sijena.

Las 97 obras habían llegado a Cataluña en 1970, cuando las monjas Sanjuanistas de Sijena se trasladaron a Valldoreix (Barcelona) ya que el monasterio que las había acogido no reunía condiciones para vivir. Entonces depositaron las obras que llevaron consigo en varios centros catalanes: 44 en el Museo de Lleida y 53 en el MNAC. El 21 de abril de 1983 la Generalitat compró por 10 millones de pesetas las 44 de Lleida que desde 1999 forman parte del patrimonio catalán tras ser catalogadas por el gobierno de la Generalitat. Una segunda venta se formalizó el 17 de diciembre de 1992, en concreto 12 objetos por un valor de 25 millones de pesetas más y ese mismo día se pactó la compra de otros 41 objetos por un total de 14.855.000 pesetas, adquisición que se formalizará en sucesivas operaciones a lo largo de los años 1993 y 1994. Sin embargo, la sentencia de primera instancia del juzgado de Huesca aseguró que las ventas eran nulas porque no se había informado de las mismas. La sentencia fue recurrida por Cataluña pero la Audiencia Provincial de Huesca no le ha dado la razón y se reafirma en que las ventas no fueron correctas y los objetos han de volver.

En julio de 2016 se devolvieron los 51 objetos conservados en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y ahora está pendiente el regreso de las otras 44 que restan en el Museo de Lleida.

Junqueras impidió el pacto

La política ha marcado estos últimos capítulos en el enfrentamiento entre Cataluña y Aragón por los bienes del monasterio de Sijena. Pero no ha sido la única vez. En abril de 2016 también fue la política la que impidió que el conflicto se solucionase de forma dialogada. Lo primero que hizo Santi Vila, tras tomar posesión como consejero catalán de Cultura, en enero de 2016, fue reunirse con Mayte Pérez, su homóloga de Aragón. “Estoy convencido de que puede haber una solución”, explicó antes de aquel encuentro.

Tras varias reuniones, todo estaba preparado para que, a comienzos de abril, las dos comunidades firmaran la paz patrimonial, un acuerdo que también afectaría al otro conflicto abierto, el que tiene que ver con las 113 obras de las parroquias escindidas de la diócesis de Lleida, que en 1995 pasaron a formar parte de la de Barbastro-Monzón. Dos días antes de la puesta en escena del acuerdo, en la que estaba previsto que Pérez regresara a Zaragoza con 12 de las obras, todo se vino abajo ante la negativa del entonces vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, de ERC, que abortó el acuerdo.

La decisión del ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, de devolver las 44 piezas del Museo de Lleida es el último capítulo político de este enfrentamiento.