Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Ángeles se pone manos a la obra

La megaurbe californiana va a invertir 120.000 millones de dólares en 40 años para modernizar su transporte

La autopista al aeropuerto de Los Ángeles junto a la que irá el metro.
La autopista al aeropuerto de Los Ángeles junto a la que irá el metro.

Los Ángeles es una ciudad en obras. A lo grande. En un Estado donde es muy difícil iniciar proyectos importantes de infraestructuras, una conjunción única de planes y fuentes de financiación va a permitir invertir alrededor de 120.000 millones de dólares en los próximos 40 años en la modernización de los transportes del sur de California. “Es el programa de infraestructuras más grande que se haya visto en Estados Unidos”, proclama el director de Transportes de la alcaldía de Los Ángeles, Borja León.

El jefe del tráfico de Los Ángeles es de origen español. Hace unas semanas lideraba un panel sobre infraestructuras en el Foro de Inversión España-Sur de California organizado por el Instituto de Comercio Exterior (Icex), delante de decenas de compañías españolas. “Hay que hacer inversiones de niveles astronómicos”, explica León, “no se puede comparar con nada en el ámbito municipal en Estados Unidos”. Las compañías de un país referencia en infraestructuras de transporte como España “tienen que enseñar la cara y tienen que abrir oficinas aquí. Son 40 años de inversión, es una oportunidad para quedarte aquí y crecer”, aseguraba.

Datos clave

1. Magnitud. El condado de Los Ángeles es el más poblado de Estados Unidos, con 10 millones de habitantes, el 49% de ellos latinos. Tiene más población que 40 Estados de la Unión y se extiende por una superficie de 12.300 kilómetros cuadrados (poco más que la Región de Murcia).

2. Empresas españolas. OHL está presente en la reforma de la autopista 405. FCC trabaja en el puente Gerald Desmond en el puerto de Long Beach. ACS reabrirá el funicular Angel’s Flight, que conecta la antigua parte alta de la ciudad con el downtown.

El condado de Los Ángeles es el más poblado de Estados Unidos, con 10 millones de habitantes, el 49% de ellos latinos. Tiene más población que 40 Estados de la Unión y se extiende por una superficie de 12.300 kilómetros cuadrados (poco más que la Región de Murcia). Los retos de transporte son mayúsculos. La megaciudad que simboliza para el mundo los atascos, la falta de alternativas públicas y los problemas de contaminación e ineficacia asociados al tráfico masivo está decidida a cambiar de rumbo.

La presentación sobre infraestructuras de transporte fue uno de los platos fuertes del primer evento de este tipo, al que acudieron más de 30 empresas españolas, sobre todo de energía y construcción. “Siempre he visto las similitudes entre California y España”, dijo el exembajador de Estados Unidos en España James Costos. El exembajador, angelino, destacó que ya hay empresas españolas presentes en algunos de los proyectos más significativos en desarrollo en California.

Vídeo del proyecto de metro al aeropuerto de Los Ángeles.

Entre ellos, OHL está presente en la reforma de la autopista 405, un icono de Los Ángeles que recorre la parte oeste de la ciudad de norte a sur y conecta todo el cinturón de la costa sur del condado. Es un contrato de 1.200 millones de dólares, el más grande logrado nunca por la constructora en Estados Unidos. Tinsa, por su parte, trabaja en otro proyecto de la autopista 15 a la altura de San Bernardino.

El gran puerto

Mientras, FCC trabaja en la reforma de otro icono de la ciudad, el puente Gerald Desmond en el puerto de Long Beach, otro proyecto de 1.300 millones de dólares. Cuando esté acabado, será la estructura más alta de la ciudad portuaria. Los puertos contiguos de Los Ángeles y Long Beach forman el puerto más grande de Estados Unidos. Por ese puente que FCC ha añadido a su currículo pasa el 15% de todas las mercancías marítimas del país.

En el centro de la ciudad, ACS se hizo con el contrato para reabrir el Angel’s Flight, un funicular que conectaba la antigua parte alta de la ciudad con el downtown y que va a reabrir como atracción turística. Es una de las atracciones más visibles de la ciudad de Los Ángeles.

Para los angelinos, no hay peor pesadilla de tráfico que su aeropuerto internacional (LAX). Es un disparate incapaz de absorber el tráfico y en él, dentro, se forman atascos monumentales. Y lo peor, no hay alternativa de transporte público. A LAX se llega en coche y se sale en coche. La pesadilla se acaba, en principio, en 2019. El proyecto estrella de la modernización del transporte en Los Ángeles es conectar por fin la red de metro con el aeropuerto. OHL, ACS y Ferrovial son finalistas para hacer el transporte de pasajeros dentro del aeropuerto, un proyecto valorado en 5.500 millones de dólares.

Aparte de la gigantesca inversión en transporte municipal y regional, el megaproyecto de infraestructuras de California sigue siendo el tren de alta velocidad. En comparación con la ejecución de la red de AVE española, los procesos en California son muy lentos. Cada tramo está sometido a audiencias públicas sobre los diseños, alegaciones de vecinos, demandas, estudios medioambientales, rediseños, nuevas consultas para el rediseño… El tren de alta velocidad de California (CHSR, como es identificado por sus siglas en inglés) debería estar en funcionamiento entre Los Ángeles y San Francisco (separados más o menos por la distancia que hay entre Madrid y Barcelona) en 2029, con un coste total de 68.000 millones de dólares. Tanto la fecha de puesta en marcha como la cifra de inversión que requiere el proyecto empiezan a estar en duda.

Hace tres años, ACS ya metió la cabeza en este megaproyecto con un consorcio que se llevó la adjudicación del segundo tramo de construcción de la vía (entre 1.500 y 2.000 millones de dólares). A principios del mes pasado, las empresas ferroviarias Adif y Renfe perdieron frente a la alemana Deutsche Bahn un contrato para la operación del sistema. El objetivo de las compañías españolas ya está puesto en el siguiente contrato grande de la Autoridad de Alta Velocidad de California. El paquete 5 de adjudicaciones está en marcha y se espera que sea uno de los más grandes de los que salgan a concurso.

La directora del tren de alta velocidad para el sur de California, Michelle Boehm, explicó que a medio plazo la fase más interesante, y muy parecida a la orografía española, es el interconector de Palmdale, al norte de Los Ángeles. En un futuro, esa será la conexión de la red hacia Las Vegas. “Estos son contratos grandes que van a arrastrar a muchas empresas pequeñas”, si se hacen con ellos los consorcios españoles, afirma el consejero comercial de España en Los Ángeles, Manuel Valle. “Todo el mundo se ha dado cuenta ya de que California y Los Ángeles están en obras”, dice.