Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pequeño comercio alerta de una caída de las ventas del 30% en octubre en Cataluña

El secretario general de la CEC teme que la inestabilidad se prolongue y pide planes de apoyo al sector

independencia cataluña
Puestos abiertos y cerrados en el mercado de la Boquería en Barcelona durante la huelga del 8 de noviembre.

Las ventas del pequeño y mediano comercio han caído en Cataluña en octubre hasta un 30%, según ha afirmado el secretario general de la Confederación Española del Comercio (CEC), José Guerrero, en una entrevista con la agencia EFE publicada hoy. El dirigente de esta organización empresarial de defensa del comercio urbano y de proximidad ha alertado de que si la situación de inestabilidad se prolonga, el sector vivirá una profunda crisis.

"Como ya nos temíamos, la situación de inestabilidad política ha tenido un impacto muy importante en nuestra actividad", afirma en la entrevista Guerrero, quien ha subrayado que en el caso del comercio textil la situación se ha visto agravada por las altas temperaturas que desincentivan la compra de prendas de abrigo.

"Estoy seguro de que a las grandes superficies les está pasando lo mismo", ha señalado Guerrero, que ha subrayado que, lamentablemente, no hay visos de que se vaya a recuperar la normalidad a corto plazo y ha advertido de que para que el consumo se recupere es fundamental que aumente la confianza del consumidor.

En toda España, según los datos de la CEC, el comercio habría vendido en octubre un 10% menos, en este caso debido fundamentalmente a la climatología y en menor medida al recrudecimiento del desafío soberanista en Cataluña, con la celebración del referéndum ilegal y la aprobación de la declaración unilateral de independencia.

Sin crecimiento en el Black Friday

Para hacer frente al mal inicio de la temporada de otoño invierno y dar salida al stock, son muchos los establecimientos que están aplicando importantes descuentos, según Guerrero, lo que, a su juicio, hará que se "desinfle" el Black Friday. "La sensación que tenemos tanto grandes cadenas como pequeños comercios es que, como mucho, se repetirán los niveles de ventas del año pasado. No habrá crecimiento" durante la campaña de rebajas del ya popular "viernes negro", ha explicado Guerrero.

De vuelta a Cataluña, aunque la crisis afectó de una manera más inmediata al turismo y la hostelería, hoy por hoy, el sector que se está viendo más castigado es el comercio, según el representante de la CEC, que considera que habrá que plantearse planes de apoyo a los sectores más dañados. En este sentido, ha subrayado que, dado que las elecciones autonómicas tendrán lugar el 21 de diciembre, la inestabilidad entrará de lleno en la campaña de Navidad, en la que los comerciantes se juegan una parte importante de las ventas de todo el año.

El sector no podrá sujetar la situación por mucho más tiempo en Cataluña, donde el pequeño y mediano comercio está muy arraigado, según el secretario general de la confederación sectorial. Según datos de la CEC, Cataluña cuenta con unos 100.000 establecimientos pequeños y medianos, el 25% del total que hay en España, que generan el 20% del empleo del sector, unas 450.000 personas.

En cuanto a las zonas que se están viendo más afectadas por la caída de ventas, Guerrero ha explicado que donde peor lo están pasando es en las ciudades pequeñas y medianas. "Pensábamos que las más afectadas iban a ser las grandes ciudades, pero estamos viendo que las que peor evolución están teniendo son las pequeñas y medianas. En Barcelona, la caída del consumo nacional se sujeta por las compras de turistas", ha destacado.

Caída en las ventas, pero coyuntural

Las afirmaciones de José Guerrero coinciden con una encuesta realizada por el Observatorio de Pimec Comerç, una agrupación para la defensa del pequeño comercio en Cataluña. Según dicho sondeo, realizado con 423 empresarios para conocer el impacto que el actual contexto político ha tenido en el comercio durante el mes de octubre, un 62,89% de los empresarios cree que la inestabilidad política en la comunidad ha impactado negativamente en sus ventas, aunque también una gran mayoría, el 72,8% cree que la situación es coyuntural y en los próximos meses las ventas serán las mismas o aumentarán en los próximos meses. Además, un 93% de los consultados asegura que su empresa no ha sufrido boicot o rechazo a sus productos por la situación política.

La encuesta refleja que el sector textil es el que más ha acusado la caída de las ventas y de facturación en octubre. En este caso, el descenso de ventasse achaca también a las altas temperaturas. El sector de la restauración también ha notado un descenso de ingresos: un 65% de los empresarios así lo afirma, aunque el 90% es optimista ante el futuro inmediato. Menos optimistas son los empresarios del sector del turismo y la hostelería, que pronostican un futuro "incierto" a corto plazo pese a que son, según la encuesta, los que en menor porcentaje han notado caída de ingresos.

El presidente de Pimec Comerç, Àlex Goñi, ha manifestado que "aunque las manifestaciones de rechazo al grave momento político son totalmente legítimas", se deben buscar fórmulas de posicionamiento que no afecten de forma grave y prolongada en el tiempo al comercio de proximidad. Ha añadido que "si la economía de las pymes se debilita, muchas familias catalanas sufrirán", por lo que ha indicado que la patronal no comparte algunas de las medidas propuestas, como no encender las luces de Navidad o convocar nuevas huelgas.

Más información