Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

El dilema europeo de Luis de Guindos

Queda una semana para definir las opciones de España a optar a algún puesto económico clave de la UE

El ministro Luis de Guindos, el martes en Alicante en el XVI congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos.
El ministro Luis de Guindos, el martes en Alicante en el XVI congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos. EFE

El ministro de Economía, Luis de Guindos —y con él, España— está ante un serio dilema europeo: optar de nuevo por la presidencia del Eurogrupo (los ministros económicos de la eurozona) o aspirar a una plaza relevante (la vicepresidencia) en el Consejo del Banco Central Europeo (BCE).

Ambos puestos son importantes, influyentes, apetecibles. Y apetecidos. El próximo jueves, día 30, concluye el periodo para presentar candidatura al Eurogrupo, al acabar el mandato del polémico holandés Jeroen Dijsselbloem. La votación es el 4 de diciembre.

Guindos afronta dos obstáculos: uno, de imagen histórica, pues ya fracasó en el intento de sustituirle. Dos, el hecho de que tres de las cuatro poltronas de oro de la UE las ostenten conservadores: el Consejo Europeo (Donald Tusk), la Comisión (Jean-Claude Juncker) y el Parlamento (Antonio Tajani).

Sería poco digerible para la socialdemocracia que la cuarta fuese a otro rival (el cesante Dijsselbloem dice ser laborista, aunque no lo parezca). Y también chocaría con el “equilibrio institucional” siempre deseado en la UE.

Pero Guindos dispone de buenas bazas. Del apoyo de los herederos del democristiano alemán Wolfgang Schäuble; del eventual sostén francés (una eventual candidatura de su gouverneur de la Banque de France, François Villeroy de Galhau, para encabezar el BCE, buscaría granjearse a España); del grueso de los Gobiernos del PPE; y del socialista portugués Mario Centeno (apoyo mutuo y recíproco a cualquiera de ambos que se presente).

La izquierda exhibe dos buenos candidatos, el propio Centeno y el italiano Pier Carlo Padoan, así como del —menos conocido— checo, el súper ortodoxo Peter Kazimir. Quedan en cierta ambigüedad los votos liberales belga, luxemburgués y holandés. Pero “si España levanta el dedo, esta vez le toca”, afirman con distintas variantes varios protagonistas.

El puesto tiene enjundia formal: la próxima es la última presidencia no permanente del Eurogrupo (hoy hay doblete de ministro nacional, actuando también como presidente), institución apenas institucionalizada pese a su importancia. Pero quien pilote la transición podría optar a ser jefe permanente.

Y mucho interés de contenido: para un país del Sur como España la palanca del Eurogrupo es clave a efectos de impulsar una unión bancaria completa (garantía de depósitos) la mutualización de riesgos (FME y/o eurobonos) y un ministerio de Hacienda común. El español, el más veterano del grupo, o casi, ha defendido todo eso, mientras actuaba de fiel escudero de Schäuble.

La otra hoja de la margarita por deshojar (pese a la expectativa, Guindos mantiene un silencio hábil), es la vicepresidencia del BCE.

Son fuertes precandidatos a la presidencia el alemán Jens Weidmann y el francés Villeroy: si ese puesto es para un país grande, el de vice —ya en liza, pues el portugués Vítor Constancio lo deja en primavera— debería ir a uno pequeño, plaza para la que se califica el irlandés Philip R. Lane. Y a pocos les gusta que un político, un ministro en ejercicio, acceda directamente a una poltrona tan independiente. Hagan juego: De Guindos y España.