Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El precio del bitcoin es cercano a cero”

El profesor en la Universidad de Harvard, augura el colapso de la cotización de las criptomonedas

El economista Kenneth Rogoff
El economista Kenneth Rogoff REUTERS

Las criptomonedas tienen, para algunos, una reputación tan pesada como la gravedad que esconde un agujero negro. Para otros, en cambio, son el oro intangible de nuestro tiempo. Aunque siempre hay analistas ciegos a tanto brillo. Uno de ellos es Kenneth Rogoff (Nueva York, 1953), profesor en la Universidad de Harvard y economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 2001 y 2003. Su voz anticipa el “colapso” del precio del bitcoin —la estrella de las ciberdivisas, que estos días se cotiza a más de 8.000 dólares por unidad—.

Pregunta. ¿Es el bicotin la mayor burbuja financiera del planeta?

Respuesta. El precio a largo plazo de criptomonedas anónimas como el bitcoin es, probablemente, próximo a cero. Pero existe un potencial real para aquellas que sean rastreables y que pretendan competir con las tarjetas de débito y crédito. Aunque la regulación gubernamental tendrá mucha influencia a la hora de decidir quiénes son los ganadores y los perdedores.

P. Entonces, ¿crearán los Gobiernos sus propias monedas digitales?

R. Probablemente en las próximas dos décadas la mayoría de los gobiernos ofrecerán divisas digitales a sus ciudadanos. Seguirá existiendo el dinero físico pero solo en denominaciones pequeñas. Pensemos en los billetes de 20 dólares o menos. Además las monedas tangibles continuarán desempeñando su papel porque resultan más adecuadas para algunas transacciones y aportan privacidad.

"Está en manos de los gobiernos decidir quién ganará y perderá en este sector"

P. ¿Qué futuro le aguarda a las criptomonedas?

R. Si uno analiza la larga historia de las divisas, la dinámica habitual es que el sector privado es el que primero innova, sin embargo llega un momento donde entra en juego la regulación de los gobiernos. Estos no pueden permitir que haya criptomonedas anónimas a gran escala porque dificultaría mucho recaudar impuestos y hacer cumplir las leyes y la regulación. A las Administraciones les resulta imposible impedir del todo que la gente comercie con ellas pero sí pueden provocar que resulte virtualmente imposible emplearlas en comercios, negocios o transacciones bancarias. Si no puedes utilizar bitcoins fácilmente para comprar bienes de uso común su valor es muy limitado. Además los diferentes gobiernos necesitan controlar sus propias divisas para afrontar crisis financieras, guerras o pandemias.

P. ¿Estas monedas pueden desestabilizar las economías occidentales?

"Una de criptomonedas no sería capaz de desestabilizar una economía"

R. Absolutamente no. Los gobiernos tienen mecanismos suficientes para lidiar con ellas. Por el momento, van por detrás de la carrera tecnológica. Eso sí, a pesar de que las criptomonedas tienen un futuro modesto, la blockchain ofrece la posibilidad de más seguridad y es probable que sea adoptada por una amplia gama de plataformas.

P. Pero algunos países parecen muy favorables a estas nuevas divisas. Japón, por ejemplo, ha abierto las puertas al bitcoin. ¿Cuáles son las consecuencias?

R. Lo que ha hecho Japón resulta insostenible. Creen que transformando el bitcoin en una moneda de curso legal pueden convertirse en el centro de las fintech [empresas que usan la tecnología para ofrecer servicios financieros] y evitar su lento declive frente al auge de China. Pero lo más probable es que conviertan al país en un vértice mundial del lavado de dinero. La suiza de las fintech. Creo que otras naciones van a forzar a Japón a abandonar esta idea.