Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De comidas y hoteles en Barcelona

La cita clave del sector alimentario español coincidirá con la feria de la hostelería y acogerá a 4.500 empresas en la Fira

Las dos ferias pretenden impulsar la gastronomía y la hostelería españolas.
Las dos ferias pretenden impulsar la gastronomía y la hostelería españolas.

Comer, beber y, a partir de ahora, dormir bien. La feria Alimentaria, el Salón Internacional de Alimentos y Bebidas, pretende dar cabida a todo ello con su mayor edición en los últimos años. La cita más importante del sector agroalimentario español se celebrará del 16 al 19 de abril de 2018 en el recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona, y coincidirá con la feria Hostelco, dedicada a promocionar los equipamientos para hoteles y restaurantes. La alianza entre los dos sectores, consolidados en el crecimiento tras los años difíciles de la crisis económica, pretende impulsar la gastronomía y la hostelería española y continuar con su estrategia de internacionalización. El certamen contará con 4.500 empresas expositoras, el 27% de fuera de España.

Todavía quedan unos meses para su celebración, pero los responsables del salón ya auguran que Alimentaria 2018 será una edición para batir récords. Si el año pasado la novedad era la celebración de los cuarenta años del certamen y la diversificación de la oferta en seis salones especiales, este año el salón está centrado en consolidar esta oferta y ampliarla significativamente con la coincidencia con Hostelco. “Conformaremos un modelo de salón único y diferencial en Europa, y la clave será la visión internacional”, explica Antoni Valls, director de Alimentaria Exhibitions. Según la Federación Española de Hostelería (FEHR), en nuestro país hay 420.000 puntos de venta. Entre ellos, la restauración en todos los niveles, los caterings o la hostelería de los centros educativos o de aeropuertos. Con un mercado tan fragmentado y siendo la mayor parte de los actores económicos pequeñas o medianas empresas (el 96% de las compañías del sector son pequeñas o micro empresas), hasta ahora los empresarios debían decidir si dedicaban sus esfuerzos a presentarse en Alimentaria o en Hostelco, con lo que muchos de ellos se desmarcaban de uno u otro evento. “Necesitábamos un evento más transversal, y además no hay ningún salón internacional que combine un mercado de demanda tan amplio”, destaca Valls.

La expectativa es, pues, conseguir un gran éxito, con 150.000 visitantes, 40.000 de ellos internacionales. Las 4.500 empresas expositoras ocuparán 100.000 metros cuadrados, casi la totalidad del recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona, un espacio que se llena con eventos como el Mobile World Congress o la Industry Week. El certamen está dividido en seis salones según la especialidad: vinos y espumosos, carne, restauración, gran consumo, conservas y preparados y lácticos. Además, en el espacio The Alimentaria Hub se discutirá cuáles son las tendencias del sector. Valls subraya que la cultura gastronómica en España es la punta de lanza del sector, y presume de que no hay muchos salones internacionales que cuenten con la presencia de hasta cuarenta estrellas Michelin. Entre los principales chefs, el salón contará con la presencia de Carme Ruscalleda, Luis Aduriz o Paco Pérez.

Un buen momento

El sector de la agroalimentación se encuentra en un momento de bonanza después de los años de la crisis, una situación positiva que se basa en los tres pilares de la industria alimentaria española en el exterior: el vino, el aceite y la gastronomía. Los datos de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) indican que en 2016 el valor de la producción de alimentos superó los 96.400 millones de euros, un 3,6% más que en 2014. La contribución de la industria de la alimentación y bebidas en la economía española se traduce en una aportación del 3% del PIB. Así, con la colaboración con Hostelco, Alimentaria representará también al sector del turismo y a la hostelería, y sumará una contribución al PIB cercana al 25%.

Los responsables de la FIAB explican el crecimiento del sector de la agroalimentación, formado por más de 28.000 empresas, por la competitividad del sector, que ha catapultado a España como la quinta gran potencia europea en producción, por detrás de Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. El sector dio trabajo de manera directa a carca de medio millón de personas, un 2% más que el año anterior y las empresas han acumulado un superávit de más de 7.240 millones de euros.

La visión internacional es central para la alimentación y las bebidas españolas. En 2016, el valor de las exportaciones llegó a los 27.500 millones de euros, un 8,4% más que el año anterior. La actividad exportadora del sector representa el 11% del total de los bienes de la economía española. El principal destino es la Unión Europea, que copa el 66% de las exportaciones con Francia, Italia, Portugal, Reino Unido y Alemania a la cabeza. De los mercados fuera de las fronteras comunitarias destacan Estados Unidos (5,6%) y China (4%).

Por todo ello, el director general de la FIAB, Mauricio García de Quevedo, considera que todos los registros “han superado sus marcas históricas, y han afianzado el papel de la industria de la alimentación y bebidas como el primer sector industrial del país”. El salón pretende afianzar estos registros, que lideran los productos cárnicos y los vinos y espumosos. Las exportaciones de los productos derivados del cerdo superaron los 4.420 millones de euros, el aceite de oliva 3.366 millones y el vino 2.745 millones. En el salón especial Intervin, Alimentaria reunirá a más de 700 bodegas y cerca de 34.000 compradores internacionales.

Las tendencias de la alimentación: del halal a los cócteles

El salón, con el espacio The Alimentaria Hub, presentará las principales tendencias con más futuro en el mundo de la alimentación y las bebidas. Por primera vez, la comida halal tendrá un congreso propio y un espacio expositivo. “Es una tendencia clara en el mundo, por la evolución al alza de la población musulmana y por su facturación: en 2016 generó 415 billones de dólares en todo el mundo”, explica Valls.

El certamen también contará con una importante presencia del sector de los cócteles con Barcelona Cocktail Art. “La ciudad ya es uno de los lugares más reconocidos en estas bebidas, y contaremos con la implicación de las principales cocteleras, como la Boadas, la Collage o el Paradiso”.

Además, el salón se esforzará en promocionar aquello que el consumidor demanda: la alimentación saludable, la nutrición, el bienestar y la oferta de proximidad. En este sentido, Alimentaria dará un espacio, que se prevé central en las próximas ediciones, a las empresas digitales de reparto a domicilio de la restauración.