Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

50 Cents sale de la bancarrota

El cantante se acogió en julio de 2015 a la ley de quiebra en Estados Unidos y ya ha pagado todas sus deudas

50 Cent en Nueva York.
50 Cent en Nueva York. Cordon Press

En julio de 2015 el rapero 50 Cent se declaró en bancarrota cuando se le condenó a pagar seis millones de euros a la novia del rapero Rick Ross, Lastonia Leviston, que le demandó por colgar en Internet un vídeo sexual de la pareja. Un mes más tarde se desveló en un informe judicial que el músico tenía bienes y activos por valor de casi 20 millones de dólares, pero que también acarreaba deudas de más de 36 millones de dólares. Un año y medio después el rapero ha logrado mejorar su cuenta corriente y salir de la quiebra, pagando más de 22 millones de dólares en deudas. Este jueves un juez federal de Hartford, Connecticut limpió su récord crediticio, como se denomina al historial de pagos e impagos de un cliente de banca.

El rapero, que irrumpió en la escena musical en 2003, se acogió al capítulo 11 —también conocida como la ley de Quiebras de los Estados Unidos— en 2015, citando deudas de 36 millones de dólares y activos menores a 20 millones. En ese momento, la jueza Ann Nevins aprobó un plan para que 50 Cent, cuyo nombre real es Curtis Jackson III, pagara 22 millones y este jueves los abogados del rapero declararon que su cliente pagó su deuda cinco años antes del plazo establecido. Según informaron 50 Cent sacó de su bolsillo 8,7 millones de dólares y los otros 13,65 millones los recibió tras haber ganado una demanda por negligencia legal contra otros abogados.

50 Cent, con paquetes de billetes.
50 Cent, con paquetes de billetes.

El camino para lograr la solvencia económica no fue fácil. Además de haber tenido que pagar a Leviston, el rapero fue muy criticado por su manera de actuar tras declararse en la quiebra, como la foto que publicó en Instagram en la que se le veía rodeado de billetes y más tarde un vídeo en el que decía: “Mi hogar está casi terminado en África”. Tras el escándalo, sus abogados salieron en su defensa asegurando que se trataba de dinero falso, “el que se usa en las películas”.