Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Gus’ y ‘Ada’, los confidentes de Alba Galocha

El día que Alba Galocha (Santiago de Compostela, 1990) se fue a vivir sola, adoptó a su gato Gus (por la rana Gustavo). Durante estos seis años ha saltado con éxito de un sector a otro. Primero como bloguera, después como modelo y, más recientemente, como actriz. Hoy, con 27 años y más de 84.000 seguidores en Instagram, recuerda que Gus la ha acompañado en cada una de esas aventuras profesionales: cuando era estudiante de diseño de moda y debutó en las pasarelas, cuando se fue a vivir a París y llegó a desfilar para firmas como Louis Vuitton, y cuando, dos años después, regresó a Madrid, “para tener mejor calidad de vida”. Entonces notó que Gus necesitaba compañía y adoptó otra gata. “El día que llegó, había visto un discurso de Carolina Bescansa [diputada de Podemos en Madrid] que me gustó mucho. Pensé en ponerle su nombre, pero era muy largo y la llamé Ada. Por Ada Colau [alcaldesa de Barcelona]”, dice esta gallega que siempre ha manifestado sus afinidades políticas.

La modelo y actriz con su gata 'Ada'.
La modelo y actriz con su gata 'Ada'.

Galocha asegura que ella tuvo que desarrollar una independencia similar a la felina para trabajar como modelo. Sus gatos son hoy sus confidentes. “Si estoy triste, Ada se me tumba encima y Gus me mira fijamente, como preguntando qué pasa”. Los dos estaban con ella cuando le confirmaron que actuaría en la serie La zona y lloró de alegría. “Es imposible no querer a un animal que te acompaña siempre durante tanto tiempo”.