Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo vivir y envejecer bien con VIH

Los últimos estudios indican que los pacientes de sida pueden seguir varias pautas para envejecer mejor

Recreación artística del VIH en el torrente sanguíneo. Ampliar foto
Recreación artística del VIH en el torrente sanguíneo.

Hace una generación, una lista de consejos para envejecer bien teniendo sida habría sido una broma cruel. Tampoco habría servido de nada. La esperanza de vida cuando se conoció el virus, en 1984, a menudo era de meses desde que se emitía el diagnóstico.

Hoy, sin embargo, cuando lleva 30 años conmemorándose el Día Mundial del sida, muchas personas con VIH viven tanto como la población general. Pero aunque las personas con VIH viven más tiempo, también experimentan dificultades específicas para envejecer bien. Los nuevos estudios indican que hay de hecho varias estrategias sencillas pero vitales que pueden ayudar a aumentar su probabilidad de conseguirlo.

Como enfermera y científica, estudio estrategias de autogestión eficaz y he visto la diferencia que suponen en el envejecimiento de adultos con VIH.

¿No estamos a punto de curar al enfermedad?

En primer lugar, un recordatorio sobre el alcance del VIH. Se calcula que hay 36,7 millones de personas afectadas por el virus. A pesar de que el virus no se identificó hasta 1984, más de 35 millones de personas han muerto de vih o sida, lo que la convierte en una de las pandemias más destructivas de la historia.

A pesar de que el virus no se identificó hasta 1984, más de 35 millones de personas han muerto de vih o sida, lo que la convierte en una de las pandemias más destructivas de la historia

Gracias a la gran eficacia de los medicamentos contra la enfermedad, en Estados Unidos murieron en 2014 menos de 7.000 personas por causas relacionadas con el VIH. Eso significa que las personas que viven con VIH están envejeciendo. En Estados Unidos, el 45% de los infectados de VIH tiene hoy 50 años o más. En todo el mundo, aproximadamente el 10% tiene 50 años o más, y es de esperar que la cifra aumente, siempre que se siga disponiendo de medicamentos.

De hecho, en los últimos años, hemos logrado avances extraordinarios en la cura del VIH. Basándonos en lo que aprendimos gracias a Timothy Ray Brown, que se sepa, la única persona que se ha curado del VIH, los científicos han descubierto tratamientos en fases de estudio muy preliminares que reducen drásticamente el reservorio de VIH (células del cuerpo del paciente en las que se acumula el VIH) y que paran toda actividad viral en las células infectadas, y han determinado la última estructura de proteína del VIH que se desconocía, lo que nos ayudará a atacar mejor al virus.

Asimismo, la campaña “Indetectable = Intransmisible” ha ayudado a concienciar a la ciudadanía sobre algo fundamental: que los infectados de VIH que tienen el virus suprimido mediante medicación no pueden transmitirlo sexualmente.

Sin embargo, a pesar de este progreso alcanzado con gran esfuerzo, muchos científicos creen que todavía faltan décadas para conseguir una verdadera cura del VIH. Mientras continúa este importante trabajo, más de 36 millones de infectados de VIH seguirán envejeciendo y buscando estrategias accesibles que les permitan alargar la vida hasta su potencial máximo

Por qué es difícil envejecer con sida

Envejecer no es fácil para nadie. Nuestro cuerpo no es tan rápido como antes, el tiempo de recuperación es mayor y tenemos más dolores que cuando éramos jóvenes.

Muchos científicos creen que todavía faltan décadas para conseguir una verdadera cura del VIH

¿Entonces, les resulta verdaderamente más difícil a las personas con VIH envejecer bien? La investigación lo confirma. En concreto, estas personas experimentan:

Los avances en este campo pueden conducir a nuevas estrategias de tratamiento que no solo ayuden a envejecer bien a los adultos seropositivos de VIH, sino también a otros pacientes con afecciones crónicas complejas

En el presente: vive bien

No hay una fórmula mágica para envejecer bien, con independencia de la salud de cada uno. Todos necesitan tomar la medicación prescrita, dormir bien por la noche, controlar el estrés y acudir a los controles médicos con regularidad. Sin embargo, hay nuevos datos que indican que tres prometedoras estrategias no farmacológicas pueden ayudar a los adultos con VIH.

Pero estas estrategias pueden ser difíciles de seguir, en especial para una población por lo general marginada que por primera vez afronta el envejecimiento. Varios investigadores, incluido mi equipo, estamos estudiando nuevas formas de ayudar a esta población a envejecer mejor.

The Conversation

A lo largo de los últimos tres años, mi equipo de investigación llevó a cabo un ensayo clínico con 109 adultos seropositivos de VIH para ver si una intervención de grupo fomentaba el ejercicio físico y la alimentación saludable. En noviembre, en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón, comunicamos que nuestra intervención conductual había reducido la ingesta de carbohidratos, específicamente el consumo de bebidas azucaradas. Sin embargo, no conseguimos aumentar la actividad física de adultos mayores con VIH. Recientemente, otros grupos han publicado que sus intervenciones tampoco aumentaron la actividad física, y señalan que se necesita un método personalizado de iniciación y mantenimiento del ejercicio físico en esta población.

Los avances en este campo pueden conducir a nuevas estrategias de tratamiento que no solo ayuden a envejecer bien a los adultos seropositivos de VIH, sino también a otros pacientes con afecciones crónicas complejas.

De modo que, aunque nos centremos en curar el VIH, debemos también reconocer que, seguramente, tardaremos varias décadas en encontrar la cura. Mientras tanto, millones de personas con VIH deben intentar envejecer bien. Nuestros hermanos y hermanas seropositivos de VIH han mostrado una increíble resistencia a lo largo de los últimos 36 años. Juntos, encontraremos sin duda estrategias innovadoras y personalizadas para superar estas dificultades.

Allison Webel es profesora adjunta de enfermería en la Universidad Case Western Reserve de Ohio, EE UU.

Cláusula de divulgación: Allison Webel recibe financiación de la Asociación Americana del Corazón, de la Sociedad del Medio Oeste para la Investigación en Enfermería y de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses. También asesora a la Asociación de Enfermeras sobre temas relacionados con la atención a pacientes con sida y recibe derechos de autor por su libro Living a Healthy Life with HIV [Llevar una vida sana con VIH].

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en la web The Conversation.

Traducción de News Clips.

Más información