Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unión Europea y África, juntos podemos hacer mucho más

África es el continente del futuro, por eso hemos elegido la juventud como tema de la Cumbre de este año

Moussa Faki, Alpha Conde, Alassane Ouattara, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk charlan en la cumbre de la Unión Africana.
Moussa Faki, Alpha Conde, Alassane Ouattara, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk charlan en la cumbre de la Unión Africana. REUTERS

La Unión Africana y la Unión Europea acaban de celebrar su 5.ª Cumbre en Abiyán, en Costa de Marfil. Ocurre diez años después de la Estrategia Conjunta África-UE, por la que hemos cooperado en cuestiones que revisten importancia a ambos lados del Mediterráneo y para el resto del mundo.

Para ambas partes, colaborar es lo más lógico. Lo que ocurre en África afecta a Europa y lo que ocurre en Europa afecta a África. Juntos representamos a 83 países, en los que residen 1.700 millones de personas. Estamos vinculados por la geografía, la historia y la humanidad. Compartimos los mismos valores y principios, así como la creencia en un orden mundial basado en normas.

A lo largo de la última década, hemos intensificado nuestra cooperación en materia de seguridad, lucha contra el terrorismo, acuerdos sobre migración, crecimiento económico, comercio, cambio climático y otros muchos ámbitos. Desde Somalia hasta Mali, pasando por la República Centroafricana, las tropas europeas trabajan codo con codo con tropas africanas para mantener la paz, defender el Estado de derecho y combatir la piratería y la trata de seres humanos. Nuestra cooperación nos hace más fuertes, más seguros y más prósperos.

Estas cuestiones nunca han sido tan importantes como en el momento presente, en que nuestras dos uniones están experimentando grandes transformaciones. Por ejemplo, mientras que Europa está en vías de convertirse en la región "más envejecida" del mundo en 2030, África es, con mucho, la más "joven", con una edad media ya inferior a 20 años. Asimismo, es probable que la población de África se duplique hasta los 2.400 millones de personas en 2050 y que se cuadruplique hasta más de 4.000 millones en 2100.

Esto hace que África sea el continente del futuro y por eso hemos elegido la juventud como tema de la Cumbre de este año. En Abiyán, la UE y África tienen una oportunidad única para comenzar a dar forma a un futuro común juntos.

Esta nueva generación joven necesitará 18 millones de puestos de trabajo sostenibles y de calidad cada año. Necesitará un entorno seguro, energía asequible y acceso a los servicios sanitarios y educativos. África cuenta con un sector empresarial floreciente que la ayudará a crecer, pero Europa y su patrimonio de conocimientos técnicos también pueden apoyar esta transición.

Tenemos mucho trabajo en el que basarnos. La Comisión facilitará 31.000 millones de euros en ayuda al desarrollo de aquí a 2020 a fin de contribuir a brindar a los jóvenes la oportunidad de prosperar en su tierra. El Fondo Fiduciario UE-África apoya a los jóvenes y las mujeres en el Sahel, el lago Chad, el Cuerno de África y el norte de África, centrándose en la formación profesional y en la creación de microempresas y pequeñas empresas. Además, el Banco Europeo de Inversiones proporciona 2.000 millones de euros de financiación cada año.

Estas medidas están cambiando realmente la situación sobre el terreno, por ejemplo, contribuyendo a ampliar la cobertura de telefonía móvil en zonas rurales remotas de la República Democrática del Congo y Camerún y dando acceso a energía limpia a más de 18 millones de africanos.

Sin embargo, juntos podemos hacer mucho más. Debemos esforzarnos aún más por hacer frente a las causas profundas de la migración irregular, que sigue costando demasiadas vidas y llenando los bolsillos de demasiados traficantes. Por eso, hemos acordado poner en marcha un Grupo de Trabajo –conjuntamente con la ONU– para salvar y proteger las vidas de migrantes y refugiados a lo largo de las rutas, en particular dentro de Libia, acelerando los retornos voluntarios asistidos a los países de origen y el reasentamiento de quienes necesitan protección internacional.

También debemos hacer más por mejorar el entorno empresarial y ofrecer una plataforma para que crezcan los innovadores africanos. Sin la participación plena del sector privado será imposible. La UE aporta un tercio de las inversiones extranjeras directas en África, lo que está contribuyendo a crear empleo y a generar crecimiento en nuestras dos uniones. El nuevo Plan Europeo de Inversiones Exteriores permitirá seguir avanzando al respecto. Con fondos públicos como garantía, se prevé que movilice 44.000 millones de euros en inversiones en África de aquí a 2020, de forma que contribuirá a la construcción de infraestructuras esenciales y apoyará a las pequeñas empresas para que obtengan el crédito que necesitan para expandirse y crear más empleo.

Se trata de una inversión en nuestro futuro común. Diez años después de la Estrategia Conjunta África-UE, nuestra cooperación va cobrando cada vez más fuerza. Es una asociación entre iguales en la que nos apoyamos mutuamente y también nos ayudamos mutuamente a prosperar y a hacer del mundo un lugar más seguro, más estable y más sostenible para vivir. Esperamos continuar juntos por esta vía durante los años venideros, empezando en Abiyán.

Jean-Claude Juncker es presidente de la Comisión Europea y Moussa Faki, presidente de la Comisión de la Unión Africana.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.