Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los europeos se movilizan contra el terrorismo

Vamos a seguir actuando contra una amenaza que está en permanente evolución

Tres meses después de los terribles atentados en Barcelona y Cambrils, Europa sigue siendo solidaria con el dolor de las familias. Los atentados no fueron dirigidos solo contra un país, sino contra los valores que todos compartimos como europeos. La prueba es que en ellos fallecieron y resultaron heridos nacionales de 34 países diferentes.

El terrorismo es una amenaza común que exige una respuesta común. Para afrontarla, se ha reforzado el intercambio de información entre servicios policiales; se ha registrado un aumento del 40% en los controles en el sistema de información de Schengen, y hemos propuesto que sea obligatorio crear una descripción en el sistema en casos relacionados con delitos de terrorismo. El centro antiterrorista específico de Europol también proporciona apoyo operativo ante atentados terroristas.

Por otra parte, se han reforzado los controles en las fronteras exteriores. La nueva legislación sobre los registros de nombres de pasajeros (PNR) permite el control de los movimientos de quienes vuelan dentro de Europa. La nueva Guardia Europea de Fronteras y Costas puede desplegar ahora su contingente de 1.500 guardias con rapidez cada vez que su ayuda sea necesaria y, desde el pasado abril, cada persona que cruce la frontera exterior es controlada sistemáticamente mediante las bases de datos de seguridad. Hemos propuesto asimismo un sistema para registrar la entrada y salida de los nacionales de terceros países en el territorio europeo.

Vamos a seguir actuando contra una amenaza que está en permanente evolución. Los recientes atentados en Niza, Barcelona, Londres y Berlín se han centrado en los espacios públicos, a menudo utilizando medios poco sofisticados en términos tecnológicos, como por ejemplo el atropello con camiones. La Comisión ha presentado un plan de acción que cuenta con una dotación de 120 millones de euros financiada por el presupuesto de la UE para ayudar a las ciudades y regiones a proteger mejor estos espacios, sin dejar de respetar su carácter abierto y público.

Estamos revisando la legislación de la UE que limita el acceso a las sustancias utilizadas para fabricar triperóxido de triacetona (TATP), un arma muy utilizada por el Daesh y que, aparentemente, el agresor de Barcelona también trató de utilizar. Mientras tanto, hemos solicitado a los Estados miembros que garanticen que se aplican correctamente las normas vigentes de la UE, y me consta que este es un ámbito en el que España ha estado trabajando para fortalecer sus controles nacionales.

Por otra parte, la legislación reciente de la UE otorga asimismo derechos a las víctimas del terrorismo dondequiera que se encuentren en la UE. Esas víctimas necesitan a menudo apoyo de servicios médicos o psicológicos, asistencia jurídica o asistencia para presentar sus solicitudes de indemnización.

Acabar con la radicalización

También debemos atajar este problema en su raíz, que es la radicalización en torno a ideologías tóxicas que incitan al terrorismo y al asesinato. Los trabajadores que están en primera línea, como profesores, agentes responsables de la libertad condicional y de los servicios sociales son los mejores capacitados para apreciar los síntomas de radicalización y los que disponen de los recursos y los contactos para hacer algo al respecto.

La red de la UE para la sensibilización frente a la radicalización puede prestar ayuda y apoyo, permitiendo que profesionales de toda Europa compartan su experiencia y sus conocimientos técnicos. En las próximas semanas, presentaremos recomendaciones sobre la lucha contra la radicalización, en particular, en las prisiones.

Además, estamos trabajando con las grandes empresas de Internet con el fin de que no aparezcan contenidos terroristas en sus plataformas o que sean eliminados de inmediato. La intervención voluntaria es la mejor opción para todo el mundo y también, probablemente, la vía más rápida, pero la Comisión está dispuesta a examinar la legislación a principios del próximo año si los esfuerzos realizados no están a la altura.

Lamentablemente, el riesgo cero no existe en lo que respecta a la seguridad. Sin embargo, podemos dificultar cada vez más que los terroristas lleguen a actuar. La Unión Europea proseguirá su acción en este sentido, apoyando a las autoridades nacionales que se encuentran en primera línea.

Julian King es comisario para la Unión de la Seguridad.

Más información