Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARISTÓTELES SANDOVAL | Gobernador de Jalisco

“El PRI debe hacer autocrítica para recuperar la credibilidad”

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, reflexiona sobre la situación de su partido con vistas a las presidenciales de 2018

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en Ciudad de México la pasada semana.
El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en Ciudad de México la pasada semana.

Aristóteles Sandoval (Guadalajara, 1974) logró, después de 18 años de gobiernos panistas, recuperar para el PRI el poder en Jalisco, el cuarto Estado más poblado del país, mientras la formación tricolor perdía terreno en otros lugares. “Cada vez es más complejo gobernar, la falta de comunicar los logros ha generado desconfianza. La sociedad avanza muy rápido y los partidos van muy lentos”, asegura Sandoval en una entrevista con este diario, en la que reflexiona de los errores de su partido: “El PRI debe hacer una autocrítica clara para recuperar la credibilidad y ganar la siguiente contienda, que será compleja”.

Para el gobernador de Jalisco hay dos temas cruciales en los que, según se desprende de sus palabras, el PRI ha fallado: “La seguridad, sin duda alguna y el combate a la corrupción y a la impunidad. Hay que reconocer que no hemos logrado avanzar y tener resultados satisfactorios. En el caso de la seguridad no hemos logrado consolidar un modelo para tener una policía fuerte, ha habido mucha descoordinación”.

En cuanto a la lucha contra la corrupción y la impunidad, el cáncer que azota a México, Sandoval considera que los fallos vienen “de un sistema donde todos somos corresponsables. Se ha avanzado lento en el cumplimiento del nuevo modelo. Y si no hay un sistema, no vamos a avanzar solo por la buena voluntad ni por decreto. Eso no funcionaría”, afirma el gobernador de Jalisco, quien asume que los procesos judiciales contra exgobernadores del PRI como Javier Duarte le harán daño al partido de cara a las elecciones del año próximo. “Sin duda alguna nos va a hacer daño, ninguna organización es angelical, pero hoy se castiga, antes no. Por supuesto que nos va a hacer daño, cuánto, no lo sé”.

Sandoval insiste durante la conversación en que “hacen falta más voces críticas” dentro del PRI. “La única forma de tener una organización política es siendo horizontal, sabiendo que las decisiones vienen de abajo hacia arriba, acabar con esas directrices que buscan orientar. Si no lo reconocemos vamos a avanzar muy lento, lejos de la aspiración de la ciudadanía. Tenemos que ser más ágiles trabajar en equipo y reconocer la autocrítica. El fracaso te ayuda a ser mejor”, prosigue, antes de insistir en que el partido gobernante tiene que ser “ser un organismo horizontal si quiere estar a la exigencia social”.

Las dudas sobre la horizontalidad del PRI se acrecientan en la coyuntura actual, en la que todos aguardan la decisión del presidente, Enrique Peña Nieto, para nombrar al aspirante a tratar de sucederle. Sandoval, sin embargo, defiende que esa elección no solo está en la cabeza del presidente, “quien sin duda tiene la última palabra. Afortunadamente ha estado consultando a mucha gente”, entre ellos al propio Sandoval, quien la decisión final cree que no depende solo del PRI.

-No todo está en la mesa de los priistas. La decisión seguramente se va a tomar viendo cómo juega el de enfrente

-¿El de enfrente o el Frente?

-Sin duda el Frente. Viendo cómo juega, ahí está la mitad de la decisión.

-¿Al PRI le hace más daño el Frente o los partidos que lo integran por separado?

-Al PRI le iría mejor en contiendas separadas, un escenario más fragmentado. No vemos que se vaya a concretar, a menor que el PAN esté dispuesto a ceder. Al PRI le haría daño tal vez un candidato carismático que logre aglutinar el esfuerzo de todas esas expresiones políticas. Ricardo Anaya cada vez representa menos esas expresiones y el factor sorpresa es parte de la magia de todo esto.

Sobre sus preferencias entre el secretario de Hacienda, José Antonio Meade; el de Educación, Aurelio Nuño o el de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, los tres aspirantes que suenan con más fuerza, Sandoval rechaza posicionarse ni dar señales claras: “No me atrevo a descartar a nadie porque no se juega solo en el tablero del PRI. El presidente tendrá el respaldo en la última palabra. Sí creo que quien sea tiene que representar una consolidación del proyecto de nación y un cambio en estrategia de seguridad y combate a la corrupción”.

Jalisco se ha convertido en el epicentro de la innovación tecnológica en México, una evolución de más de cinco décadas desde que se empezaron a instalarse las industrias en el Estado hasta los nexos con Silicon Valley de hoy en día. “Hemos creado una ciudad [Guadalajara] cosmopolita, que genera conectividad, gracias a la diversidad y alto grado de tolerancia. Se ha creado un ecosistema que crece muy rápido”.

La posibilidad de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ponga fin a la política de apoyo a los dreamers es algo que lejos de preocupar a Sandoval, suscita cierto optimismo en el gobernador de Jalisco, al igual que los beneficios que puede generar el veto de Trump a algunos países: Estamos preparados para recibirlos con becas para que culminen sus estudios y se inserten en la planta liberal. Si eres de India, China o cualquier otra parte del mundo y te cierran la puerta, no hay problema, Jalisco será un santuario”.